Hacer las cosas sin público

Me imagino que resulta natural hacer cosas y esperar que haya alguien a quien le importe y que valore el esfuerzo y sacrificio de algunas acciones.

En mi caso, en los últimos meses me ha tocado hacer cosas incluso en contra de quienes, se supone, deberían apoyar y se benefician de mi iniciativa.

Sin embargo, a veces siento que estoy navegando contracorriente o que apenas a pocas personas les importa lo que hago.

Hay que hacer las cosas por uno mismo, aunque no haya público que nos jale o incluso por encima de la gente que no cree en lo que aún no existe, lo que sólo está en nuestra cabeza y en nuestro corazón.

A veces el ego puede ser un traicionero, pero otras puede ayudarnos a sacar la fuerza que requerimos para seguir o alcanzar la siguiente meta.

A veces, la falta de público puede ser porque vas en un camino equivocado… pero también puede ser porque vas en un camino nunca antes transitado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s