Los portales de citas

De nuevo estoy soltero.

En el último año he estado con algunas chicas y he intentado abrirme para que entren y se instalen en mi vida.
Sin embargo, no se ha dado ese “enamoramiento” que haga que mi corazón se encauce. Y no ha sido por las chicas.
La verdad es que han sido mujeres estupendas que -me ha parecido- han comenzado a sentir algo por mí, pero estar con ellas sólo por no estar solo se me hace injusto para ellas y un sinsentido para mí.

Les he dado lo que he podido, sin engaños ni dobleces, pero no he podido verme con ellas en un futuro, así que, sintiéndolo mucho, las he dejado ir.

A estas chicas las he conocido a través de los portales de citas o encuentros que proliferan en la red.
Hay muchos prejuicios sobre estos sitios web, pero a mí me han dado la oportunidad de conocer, no sólo parejas, sino también he hecho unas estupendas amistades que incluso han llegado hasta el día de hoy.

A estas alturas del partido, las chicas (y los chicos) que utilizan estos portales traen en sus espaldas relaciones fallidas y eso genera una dinámica con ellas que las hace más desconfiadas.

Aún con todo, las chicas con las que he salido recientemente son mujeres fantásticas que quieren entregarse a alguien, no sólo dar su corazón y su tiempo, sino también sus labios, sus manos y el resto de su cuerpo.
Me he topado con grandes amantes que me han devuelto poco a poco la confianza que había perdido.

No tengo una estrategia definida. Tan sólo doy el primer paso después de haber leído el perfil de cada una y les escribo algo que me inspire de ellas. Luego hablamos por teléfono y finalmente quedamos. Me gusta mucho hablar y escuchar. No tengo un guión definido y no les endulzo los oídos con zalamerías. A veces las cosas no salen como esperábamos y nos despedimos después de hablar sobre lugares comunes. Otras, hablamos bastante y les doy un abrazo de despedida. Creo que el secreto está en el abrazo. Si lo aceptan, es probable que la próxima vez les coja la mano, las atraiga hacia mí y les dé un beso. Por lo general, después de esto me invitan a que vayamos más allá. Entonces procuro complacerlas y ellas me lo agradecen entregándose por completo.

En mis últimas relaciones, lo que no ha acabado de funcionar son varias cosas, pero no la intimidad.
Me preocupa la inestabilidad profesional o la incertidumbre ante un posible cambio de domicilio, tanto suyo como mío.
Por desgracia, ahora mismo no puedo ofrecer algo estable, además que los viajes o mi exceso de trabajo hace que apenas pueda dedicarles algunas horas a la semana.

Es difícil para mí establecer una relación como la que estoy buscando, porque no tengo la tranquilidad y no sé lo que va a pasar conmigo en el futuro… y creo que tampoco ellas.

Así las cosas, los portales de citas son una manera de conocer a mujeres interesantes, cariñosas y abiertas a entregarse, por lo que no hay que aprovecharse de ellas, pero sí disfrutar de ellas y hacerlas disfrutar de tu compañía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s