El amor, la traición y el corazón que sana lentamente

Hay ocasiones en que se reciben mensajes que uno no quisiera tener que recibir.

A veces son mensajes dirigidos a nosotros y otras veces están dirigidos a otras personas, pero tenemos acceso a ellos y nos impactan igualmente.

Hace unos años recibí un mensaje que me rompió el corazón.
Sabía que había sido traicionado, algo me lo decía, y ese mensaje fue la confirmación de que ese presentimiento no estaba desencaminado.
Al final, la palabra traición no salió de mi boca y no sé si la utilicé en su momento cuando escribí una larga carta en la que saqué todo mi amor por la persona que me había traicionado.
Incluso cuando se la di, cuando nos despedimos, mi amor seguía dictando mis palabras, por lo que no proferí nada que sonara a insulto y traicionar es el mayor insulto.

Tiempo después me volví a enamorar y tengo la sensación de que me volvieron a traicionar.
Esa traición quizás no fue con otra persona, pero sí contra lo que yo creía en ese momento y sigo creyendo hasta hoy.
Esta traición fue contra lo que era, contra mi luz, contra lo que creía.
Esa traición fue contra el amor, el inmenso amor que le profesaba a esa persona.
Fue una traición continuada y a sabiendas.

Pero mi corazón está sanando nuevamente y estoy listo para volver a abrirlo y a entregarlo a otra persona que lo valore.

Tengo miedo, naturalmente, pero el miedo no me ha echado para atrás en los momentos más importantes de mi vida.
Y esta vez no va a ser diferente.

Pero hay una nueva traición…
En esta ocasión, no se trata de mí, sino a alguien de mi familia.

Esta vez me gustaría hacer algo para consolar, para hacer que sane, para arrancar la terrible sensación de la traición.
Es poco lo que puedo hacer realmente. Tan solo demostrar que estoy aquí para cuando me necesite, darle consejos de alguien que ha sido traicionado, de lamernos las heridas uno al lado del otro. Quizás de llorar juntos o a la distancia.

El odio da paso al amor, pero mejor será darle pase al olvido, aunque no es siempre posible.

Ojalá que el olvido llegue pronto para los que han sido traicionados y que el corazón sane, dándoles tranquilidad y paz.
Ojalá que el olvido llegue pronto para que el corazón sane, dándoles felicidad.
Ojalá que el olvido llegue pronto para que el corazón sane, dándoles amor.

Ojalá que el amor sane, no sé si lenta o rápidamente, pero que sane.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s