Andres Manuel López Obrador, presidente de México

He tenido la suerte de vivir dos México y estoy a punto de presenciar un tercero.

El primero fue el del PRI dictatorial y antidemocrático, ineficaz y corrupto, pero en relativa paz y con seguridad.
El segundo, aunque me pilló fuera del país, fue el de la alternancia democrática, pero en el que la ineficacia y la corrupción siguieron campando a sus anchas y estalló la guerra del narcotráfico en México, trayendo consigo una mayor inseguridad.
El tercero, que aunque puede comenzar oficialmente hoy, lleva varios años gestándose y es el de una sociedad mexicana, aunque asustada por la violencia, es vibrante, ambiciosa y sigue avanzando con vigor hacia la libertad, la justicia y la prosperidad.

Andrés Manuel López Obrador es un político que concita lo mismo el odio que el amor, el encono a la conciliación, una visión progresista o la vuelta al pasado. Quizás como presidente sería mejor que como candidato, como ya lo demostró siendo gobernador del DF.

Quizás su tiempo político ha pasado y sólo el espíritu demócrata de Marcelo Ebrard haya permitido que alargarlo para comprobar al final del camino que su destino no lo llevaba a la presidencia de la República. Si al final consiguiera el triunfo, su pasado como gestor lo avala para poder generar cosas buenas para el país. Si pierde, lo mejor que puede hacer es reconocer su derrota y dar pie a un tiempo nuevo en el PRD, que podría posicionarse como una alternativa auténtica de izquierda para el futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s