Terminar el año

El año está a punto de terminar y, como siempre hago, me pongo a reflexionar sobre lo que ha sido para mí.

Han pasado muchas cosas, pero me doy cuenta que no puedo escribir mucho sobre éstas.

Quizás porque me dé pena, porque me avergüence o porque ya no quiera pensar otra vez, repetir nuevamente aquello que me dio vueltas miles de veces en la cabeza. También porque piense que si ya no lo digo aquello que ha pasado desaparecerá definitivamente.

Me gustaría pensar en las cosas buenas que me han pasado en lo personal (prosperidad) y en lo profesional (mejoras y cambios), pero sé que todo aquello no está asegurado y que pueden pasar muchas cosas en el próximo año que pueda hacer que todo pierda viabilidad.

En lo más profundo de mí, creo que no escribir es un indicio de que mi mente y mi corazón están desconectados y que no me será fácil volver a ponerlos en el mismo canal.

Mi relación sigue avanzando y tengo muchos planes para el futuro.
Pero también sigo un poco a tientas, porque hay nuevos escenarios a los que nos enfrentaremos y aún no sé si nos afectarán y cómo lo harán.
No es que no tenga confianza en nuestra relación, es que han pasado cosas en el pasado que me hacen ser más cauto, aunque eso no quiera decir que no esté dando todo mi corazón.

Espero que para 2012 pueda aceptar la distancia creciente que hay en mi familia (no es que haya peleas, sino que prácticamente los vínculos se van difuminando y puede ser que desaparezcan).
También me gustaría tener mi propia familia, aunque eso me parece que será difícil por distintos motivos, que no por falta de amor.
Asimismo, me gustaría consolidar mi proyecto empresarial y que pudiera tener un crecimiento más ordenado y basado en un equipo que respondiera a las alturas del proyecto.
Debería encontrar un espacio para la reflexión y para hacer aquello que me ha formado como profesional y como persona.

Otros objetivos se quedarán aparcados hasta que encuentre ese equilibrio que ahora tengo que mantener.

Espero que pueda reflexionar más en este espacio, porque lo necesito para refrescar mis ideas y encontrar, en este diálogo personal, respuestas ante las dudas íntimas que me surgen y con las que apenas puedo compartir con nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s