Recuperar a la familia

Cuando uno está lejos, resulta inevitable dedicarle más atención a su nuevo entorno.
Nuevas ocupaciones, nuevos amigos, nuevas relaciones. Todo esto requiere tiempo y esfuerzos que antes se le dedicaba a las ocupaciones, amigos y relaciones de siempre… y eso provoca que algo se pierda.
En el caso de la familia, esta situación hace que se diluyan muchas cosas: el conocimiento del día a día, el apoyo en confianza, el paso del tiempo mismo.

Por eso es bueno hacer cosas de vez en cuando para intentar recuperarla.
No es viable recuperar el tiempo perdido, pero sí intentar establecer nuevos lazos para mantener viva la relación. Algunas veces se trata de cosas intrascendentes y otras de decisiones de calado que requieren la participación comprometida de distintos miembros de la familia.

Resulta que a veces es uno el que piensa que se encuentra demasiado alejado de la realidad y no es así, sino que no pone demasiada atención a lo evidente.

No hay que pensar que estar lejos es necesariamente estar lejos de los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s