Grandes decisiones

El año pasado tomé un par de grandes decisiones.

Soy una persona que una vez que toma una decisión la asume con todas sus consecuencias.
Parece que hay otras que le dan vueltas a las cosas, incluso una vez habiendo tomado una decisión firme. Yo no soy así.

Ahora mismo estoy pasando por un periodo de ajuste por una de las decisiones y me voy a comenzar a enfrentar a algunas situaciones difíciles en la otra.

Tengo confianza en que ambas irán bien. No estoy preocupado, sino que debo ocuparme en resolver ambas situaciones (más las que surgirán más adelante).

Además, hay cosas que no dependen de mí y lo mejor es aceptarlas como vienen dadas, tanto si son positivas como negativas.

Mi proceso para tomar grandes decisiones es establecer una serie de requisitos previos que “disparen” la decisión. De esta manera, se reduce la incertidumbre y se establece un foco muy claro de pasos a seguir.

En algún lugar leí sobre esta técnica y es la que he adoptado en mi vida.

Se resumiría así:
Si A, entonces B y si C, entonces D.

Como forma de gestión y en el ámbito profesional es algo muy bueno, pero a nivel personal no es tan fácil, porque las personas reaccionan de manera inusitada y varias veces improbable.

Seguro que este año será un gran año y que las grandes decisiones me darán muchas satisfacciones.

Espero que para quienes leen este blog también sea así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s