¿Negociar con los narcotraficantes?

Leo preocupado las declaraciones de Carlos Fuentes que recogieron varios medios mexicanos:

Si bien aseguró que siempre han existido en México el narcotráfico y crimen organizado, “antes se escogían a los enemigos”, mientras que hoy el gobierno se lanzó contra todos.

“Calderón decidió meterse con todos, a ver cómo le va”, afirmó al lamentar que el gobierno del presidente Felipe Calderón Hinojosa se haya arrojado a una guerra “de todos contra todos, que no tiene rumbo”.

No sé si Fuentes sabe positivamente que los antiguos gobiernos mexicanos tenían algún tipo de pacto con los narcos y que ahora que se ha abierto una guerra abierta con todos estos delincuentes piensa que se trata de una estrategia errónea.

La guerra con el narcotráfico en México ha alcanzado cotas terribles de violencia, sadismo y terror que tiene al país en una de los peores momentos de su historia.

No sólo persiste la inseguridad ciudadana de la delincuencia común, sino que ahora se tiene que sobrevivir con la violencia del narco.

Pero pensar en que es necesario abrir (o retomar, según Fuentes) las negociaciones con el narcotráfico da qué pensar.

En España, ETA ha sido reducida mediante la acción policial, política y judicial.

En México, la corrupción y la opresión del narco ha infiltrado a políticos, políticos y jueces.

En este sentido, la población se ha quedado  aún más desprotegida que antes.

Pero no sé si la negociación con los narcotraficantes sea una receta para contener esa violencia o si no se debería mantener la estrategia de acabar con ellos (y dejar que se maten entre ellos) para diezmarlos hasta retomar el control del país.

La negociación frente a los delicuentes es la derrota del estado de derecho.

Yo preferiría la legalización de algunos narcóticos blandos, ya que eso daría la oportunidad de meter a la legalidad a miles de personas.

Eso no erradicaría el problema de la noche a la mañana, pero haría que una parte del eslabón en el proceso de producción de este tipo de droga tuviera una oportunidad de reciclarse en la vida civil.

Se habla de la negociación con los narcotraficantes, pero no de resolver el problema.

¿Es que hasta los intelectuales mexicanos se han quedado sin ideas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s