La derrota del PAN

Hay gente que está escandalizada por la amplia derrota del PAN en las pasadas elecciones legislativas.

Lo que es verdad es que era algo que se veía venir.   El desgaste de ser gobierno durante 3 años les ha pasado factura y esto abre dos frentes distintos:

  1. La vuelta del PRI a Los Pinos
  2. La permanencia de Andrés Manuel López Obrador

En el horizonte no aparece todavía algún posible candidato del blanquiazul.  Los aspirantes están luchando para que se defina el nuevo presidente del partido.  Parece que entienden que quien domine el partido alcanzará la candidatura, pero justamente ha sido al revés en las dos últimas ocasiones, en las que tanto Fox como Calderón se han saltado la estructura del partido para, primero, obtener la candidatura y, después, llegar a la presidencia.

Pero ahora el panorama es bien distinto y el desempeño del PAN junto a sus luchas intestinas los alejan de la posibilidad de mantener la presidencia por otros tres años.

Los que están escandalizados son en su mayoría personas que temen la vuelta del PRI. Un partido que aún no ha logrado regenerarse internamente de la corrupción y las malas artes que generaron muerte y cárcel para algunos de sus más altos representante, pero que supo mantener su estructura política que se ha mostrado tan valiosa en estas elecciones.

En el PRI siguen prácticamente los mismos desde hace 20 ó más años.  Son perros viejos que se las saben de todas y que ahora se disponen a recuperar el poder por lo menos unos 12 años.  La figura de Peña Nieto es la que parece aglutinar no todas las simpatías, pero sí las mayores posibilidades de ganar la presidencia.  Salvo que algo extraño pase, ahí tenemos al próximo presidente de México.

¿Y el PRD?  El porcentaje de votos obtenidos por este partido no es despreciable, pero es insuficiente para aspirar a algo serio.  El problema es que la población no sabe qué esperar del partido, ni, en realidad, qué es el partido.  ¿El de AMLO, el de Ebrard, el que se despeña cada vez que tiene que haber elecciones internas?

Además, la sombra de “El Peje” ha sido demasiado larga y el summum del absurdo ha sido el apoyo de candidatos de otros partidos. El debate entre mantenerlo dentro del partido o expulsarlo se ha quedado en punto muerto y es el peor escenario para el partido.

Ante este panorama, no hay opciones sólidas que den certidumbre a los mexicanos frente al futuro.

Como ya se dijo, la opción del voto en blanco era una pérdida de tiempo.

Cada voto en blanco acabó dando más poder al PRI.

Por desgracia, la lucha contra el narcotráfico parece empantanada (aunque se han logrado detenciones importantes, todo hay que decirlo), la crisis económica y la preocupación por la gripe A mantienen una sensación de incertidumbre que pueden empujar al país a una situación de ingobernabilidad preocupante.

La derrota del PAN abre muchas incertidumbres, pero la más importante es: ¿qué va a pasar con México y los mexicanos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s