Volver a querer

A veces resulta un poco extraño encontrarse con que lo que uno ha deseado durante tanto tiempo por fin se materializa.

Uno pasa de tener grandes expectativas a aceptar la realidad cuando, de repente y sin aviso previo, algo cambia y se consigue un sueño.

Parece que uno se despierta poco a poco, como si la luz de la mañana le cegara a uno durante unos segundos, como si uno tuviera que desenterrar algo que se le ha perdido en algún sitio dentro de sí mismo.

Pasan los días y uno comprueba que la cosa es cierto, que va en serio, que se están dando las condiciones y es como si se buscara el truco, el cartón como dirían en España.

Pero no.

Por fortuna, por grandísima fortuna, es verdad.

Uno puede volver a querer después de años de tristeza, soledad, desencuentros, incertidumbre y de que la costumbre haya convertido a todo esto en algo normal y cotidiano.

Es verdad que se puede ser feliz sin alguien a nuestro lado.  Yo lo he sido.

Sin embargo, la manera en que una nueva persona entra a nuestra vida puede hacernos distintos, más amplios, mejores. Puede renovarnos por dentro o volver a ponernos en un sitio en el que alguna vez hemos estado.

Yo he tenido suerte recientemente.   He encontrado a alguien a quien querer y que me quiere.

Son cosas de la vida.  Instantes.  Oportunidades.  Ventanas abiertas.  Momentos fortuitos que transforman todo.

Luego, depende de muchas cosas que la relación se cimente, avance.

No me engaño pensando en que aún habrá obstáculos hasta alcanzar la total plenitud, pero lo que ahora me está sucediendo es que el mundo se me está iluminando.

Cosas que hacía tiempo no veía, ahora las percibo nuevamente.  Sentimientos que no habían anidado en mi corazón, nuevamente florecen en mí.  Deseos continuos y compartidos que pensaba que ya no habitaban mi cuerpo, han vuelto, ahí están.

Pues sí, he vuelto a querer y quiero que esto dure, que esto llegue a buen puerto, que este entusiasmo inicial se mantenga durante todo el tiempo y que luego se transforme con nosotros, como dos, como pareja.

Es posible, lo sabía.  No había perdido la esperanza de encontrar a alguien, pero me encontró desprevenido.

Esos regalos que te da la vida en un momento.

Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s