La estabilidad de México

Para los que nacimos en la década de los 70, la sensación de inestabilidad en el país era prácticamente algo permanente.

Cualquier rumor, por disparatado que fuese, era razón suficiente para que millones de pesos y/o dólares abandonaran el país en cuestión de segundos. Con esta huida de capitales el valor del peso se depreciaba y la inflación se disparaba.  Era un círculo perverso de inflación incontrolada, bajos salarios, exiguas inversiones, desempleo… El escenario ideal para una revuelta social.

Pero hay que recordar que se trataba de México.

Aún recuerdo una vez que hice fila para comprar dólares.  Era una situación auténticamente dramática.  Desde que empezaba la fila hasta que finalmente podías hacerte con el preciado billete verde el valor del peso fluctuaba siempre en negativo para la moneda nacional.

El caso es que la gente aguantaba estóicamente hasta conseguir deshacerse de sus pesos. Yo era un niño que le guardaba su turno a mi madre, así que veía cómo había gente que, entre desesperada y aprovechada, se me metía.

El colmo fue cuando una señora se me metió justo cuando era mi turno. La gente de la fila protestó, pero la señora, bien vestida y con más cara que espalda, pidió una cantidad que a mí me pareció un montón de dinero.  En realidad era una bicoca, pero yo iba a cambiar aún menos dinero.

Lo increíble es que la cosa no pasó de protestar y yo de hacer un tremendo berrinche.

Así era México.

Por eso no puedo dejar de sorprenderme de la actual estabilidad de México.

La cruenta lucha al narcotráfico que a diario se cobra muertos en nuestro país, el próximo cisma del tercer partido en el país, la muerte en -todo parece indicar- un trágico accidente de avión del secretario de gobernación, Camilo Mouriño, el regreso masivo de mexicanos provenientes de EEUU (con la consiguiente bajada de envío de remeses desde el otro lado del Río Bravo), el descenso del precio del petróleo (sobre el que venía descansando gran parte del presupuesto mexicano), etc., deberían dejar al país al borde de un escenario parecido al de los ochentas.  Nada de eso.

No es que el país sea inmune a lo que sucede a nivel global, sino que ahora existe una serie de elementos que permiten que la situación afecte de una manera más controlada al país: tipo libre de cambios, deuda extranjera asumible, reservas internacionales más o menos sólidas.

No niego que el próximo año será duro, sino es que durísimo, para la economía de todo el mundo, pero lo que está claro es que la sensación de que México podrá aguantar las embestidas de este difícil período no hace sino mantener las esperanzas de futuro con respecto al país.

Yo creo que México seguirá siendo un país en el que las inversiones, no exentas de riesgo, pueden dar buenos resultados.

También creo que hay una transición inacabada en lo político que tiene como protagonistas al narco, que están viendo cómo se les recortan (o por lo menos se intenta) sus espacios de poder.

Pero la estabilidad de nuestro país es una señal de que un país más o menos gestionado puede dar resultados positivos, pero que necesita de otros para acabar de solventar sus problemas.

El trágico problema del narcotráfico sólo se podrá resolver con el concurso de otros países, eminentemente EEUU, pero también España, Colombia, entre otros.

Ya ningún problema es local y por eso necesitan de soluciones globales.

México, entre otros países, han hecho sus deberes y ahora están en posición de dar pasos importantes hacia el desarrollo.

Ahora se tendrá que ver si hay un compromiso real de los llamados países desarrollados en hacer el papel que les toca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s