Con e de empresario

En México fui “microempresario” 😉

Vendí ropa, trastos y muebles usados en diversas ventas de garage. Puse un puesto de dulces en la esquina de mi casa. También fui vendedor callejero de rosas… de chocolate.

Estas pequeñas actividades fueron realmente anécdotas frente a lo que estoy viviendo ahora.

Después de darle unas cuantas vueltas he decidido dar los primeros pasos para lanzar una iniciativa empresarial.

Mi experiencia está resultando muy excitante, muy intensa y muy enriquecedora.

Trabajaré de sol a sol, ya que esta iniciativa la compatibilizaré con el resto de las actividades que realizo habitualmente… que son demasiadas.

No me importa trabajar lo que haga falta, porque tengo la inmensa suerte de amar lo que hago.

Por otro lado, sé que esta capacidad de trabajo y las oportunidades que me están surgiendo ahora no van a ser permanentes, por lo que debo aprovecharlas al máximo.

Pero este camino no ha estado exento de dificultades, malos entendidos y broncas. Todos estos obstáculos lo que están consiguiendo es que me divierta y que refrende mi voluntad de explotar mi vena empresaria.

Siempre existe la posibilidad de que fracase, pero la experiencia y las vivencias que estoy recabando serán apreciadas, aunque sea por mí, y, posiblemente, por “el mercado”.

Por otro lado, no es la primera empresa que vez que me lanzo al ruedo empresarial. Pero la ocasión anterior, que duró un par de años, no sólo no llegué a ganar (ni a perder) dinero, pero ni tan siquiera se formó la empresa.

Son varias los aprendizajes que he sacado de ambas experiencias:

  • Tienes que saber hacer todas las actividades del negocio – entre menos sepas, más dependes de quienes saben
  • Debes saber escoger a tus socios – no confundas amistad con negocio
  • Si tienes que despedir a alguien, hazlo y entre más pronto mejor – incluso a ti mismo
  • Tienes que motivar y saber motivar – puedes hacerlo de muy diversas manera; encuentra la que te sea natural
  • Estarás solo la mayor parte del tiempo – pero no significa que no puedas consultar tus decisiones con otras personas
  • Sé flexible – tu tienes una oferta al mercado, pero el mercado también puede pedirte otras cosas que no tenías contemplado hacer

No es un camino de rosas, pero cuando lees o escuchas a la gente que lo ha conseguido, encuentras que lo tuyo puede ser, que el éxito es ser feliz con lo que haces (y ganarte la vida con ello, por supuesto).

Aquí dejo uno de los discursos que más me inspira para seguir adelante.

Se trata del discurso del fundador de Mac, Steve Jobs, que dio a unos alumnos de la Universidad de Stanford. Está subtitulado y es imperdible.

Un comentario sobre “Con e de empresario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s