La liberalización de Pemex

Mucho se ha dicho y escrito sobre la liberalización de Pemex.

Hay unos que están abiertamente a favor por sus intereses económicos.

Otros que están a favor de estos intereses pero que aluden otros aspectos positivos para el país.

Los hay quienes realmente creen en las bondades que esta liberalización traerá no sólo para Pemex sino para el país.

Luego están las voces en contra…

Algunos dan motivos para oponerse a una reforma.

Y otros que ni quieren oír hablar de que cambie el status quo y que están dispuestos a movilizarse para evitarlo.

Creo que todos tienen su parte de verdad, pero eso es un callejón sin salida y lo peor es la inacción.

Lo que está claro es que el petróleo seguirá teniendo una importancia estratégica por lo menos durante las próximas décadas.  Por desgracia, seguiremos viendo guerras a causa de este recurso.  También veremos presiones internacionales para conseguir una liberalización total de este recurso en nuestro país y en todos los que lo poseen.

Estas presiones vienen desde diferentes flancos y desde distintos países.

En España se viene hablando desde hace años de la futura liberalización de Pemex como si tal cosa.

La Embajada de México en España se ha convertido en un espacio de reunión de autoridades mexicanas y representantes de empresas españolas, quienes llevan discutiendo este tema y las oportunidades que la liberalización tendrá para compañías como Repsol, por ejemplo.

La vicepresidenta española, María Teresa Fernández de la Vega ha dicho en una entrevista que “España apoya la liberalización de Pemex”. Así, claramente.

En México se dirá que el gobierno español está metiéndose en un tema que no le compete… y hay algo de razón en esto.

España ha protegido a las empresas españolas que considera estratégicas de una posible adquisición por parte de compañías extranjeras. En este sentido, existe un doble rasero.

En segundo lugar, la discusión sobre el futuro de Pemex recae únicamente en los mexicanos.  En el marco del tenso debate que se está dando en México en torno a este tema, cualquier comentario venido de fuera no hace sino enrarecer el clima de la discusión.

Obviamente cualquier persona puede decir lo que sea en el ejercicio de su derecho a la libre expresión, pero también hay que tener un poco de visión de conjunto para saber cuándo, cómo y qué decir.

—–

En mi opinión, Pemex debería modernizarse y eso entrañaría varios cambios de fondo que son inaceptables por los que se oponen de manera frontal.

Pero la alternativa de no hacer nada al final del día tampoco es buena para la empresa ni para el país.

La idea de que se tiene que importar gasolina porque no hay refinerías es demencial… pero resulta inexplicable que sea mediante la liberalización que se vayan a obtener más recursos para conseguir la tecnología necesaria para las refninerías. Lo suyo sería destinar parte de los recursos que se están obteniendo en este momento por el alto precio del petróleo para comprar dicha tecnología.

Otros países latinoamericanos con petróleo tienen refinerías y los precios de sus gasolinas son verdaderamente bajos.

Sobre la necesidad de que empresas extranjeras participen en las perforaciones profundas, entiendo que ya existe la posibilidad jurídica de contratar a empresas extranjeras a que hagan este tipo de proyectos, pero que luego queden en manos de Pemex.

En ambos casos, los cambios deberían ir enfocados a cambiar el régimen impositivo de Pemex para permitir la inversión de parte de lo que produce, ya que, en la actualidad, un enorme porcentaje de sus ganancias se destina a pagar impuestos.

Pemex es como la gallina de los huevos de oro y ahora más que nunca.

Resulta una falta de visión de unos querer descuartizarla y de otros querer que siga como está cuando ya empieza a perder capacidad de producción o, peor, cuando su vida productiva está llegando a su fin.

Otros países petroleros (caso de Dubai) están dando un giro espectacular a su economía para diversificarla y desarrollar otras industrias con más futuro y valor añadido que el petróleo.

México lo está haciendo bien con el turismo y las empresas están volviendo a China después de ver que la deslocalización ha dejado de tener sentido económico y que resulta más inteligente hacer las cosas en nuestro país.

Pero ni el petróleo, ni el turismo, ni la maquila harán que México sea un país de primer mundo (y puedo llegar a serlo).  Para conseguirlo necesita invertir de verdad en I+D+i.

La cuestión es qué queremos como país.

Y lo que más me preocupa es que esa respuesta no la tenemos.

La discusión sobre la liberalización de Pemex es importante, pero me parece fundamental que veamos más allá y nos planteemos qué es lo que hay además de ésto.

Y que se dé voz a quienes tienen las respuestas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s