¿Por qué quedarse en España?

Hay periodos en que mi entorno cambia y me hace replantearme las razones por las que sigo en España.

Sucede que la vida sigue su curso y amigos (tanto mexicanos como españoles) deciden (o tienen) que moverse, como diría Kerouac.

Unos deciden que es tiempo de volver, otros que es tiempo de avanzar y otros que ya no pueden seguir en el mismo sitio.

Mientras tanto, yo sigo aquí.

Y me quedo, aunque haya momentos en que me plantée por qué me quedo.

Mi familia está a miles de kilómetros y no he podido crear una para mí aquí.

Sigo con mis planes en ambos lados del Atlántico.  Invertir en México, trabajar en España… quizás también comenzar a invertir acá, en la piel de toro.  Esta es una de las ventajas de la soltería: hacer con mi tiempo y mi dinero lo que me apetece.

Creo que me siento relativamente seguro teniendo estos sueños en mis dos países… y sobre todo viendo cómo algunos comienzan a tomar forma.

Puede sonar brutal, pero me gustaría tener lugar en mis dos países en donde “caerme muerto”.

Pero fuera de estos sueños, está la realidad del día a día que se ve trastocada cuando el panorama cambia y la gente que nos rodea se va.

Es como una foto cambiante en donde aparecen y desaparecen personas.  Puede ser como una foto fija, pero no es verdad, porque se diluye, se transforma y luego da lugar a otra imagen nueva.

Uno debería acostumbrarse a todo, incluso al cambio.  Pero la realidad es que la gente no lo rodea a uno, sino que es parte del suelo que se pisa y cuando se van, es difícil mantenerse en pie.

Si me quedo en España es porque me da pereza volver a empezar en México.

La gente me dice que no, que encontraría un buen hueco por mi experiencia y mi capacidad.

Hmmm… No lo sé y este no estar seguro me hace quedarme aquí.

Pero también creo que tengo un buen motivo para seguir en España y ese es mi trabajo.  Me encanta lo que hago y ahora comienzo a tener cierto prestigio que me ha costado más de una década conseguir.  Se dice pronto, pero son años de esfuerzo continuado, de frustraciones, de logros, de ver cómo se han abierto algunas puertas que parecían cerradas a cal y canto para mí.

En fin, que a la gente que se va les deseo la misma suerte que a la gente que decide quedarse.

Cada uno tiene sus motivos y todos son respetables.

Lo importante es tener esos motivos, creer en ellos y hacer lo que esté en nuestras manos para hacer lo mejor para ser coherente con éstos.

Tarea nada sencilla para todos, pero más para los que están en movimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s