¿ASPAN?


Parece ser que está comenzando a salir a la luz pública un supuesto plan para profundizar la integración de México, EEUU y Canadá, más allá del TLC.

Habrá que revisarla con detenimiento, pero mi premisa es que si México quiere de verdad dar el salto y convertirse en una potencia necesita reconocer que por sí solo nunca será capaz y que sólo mediante la unión con otros países podrá conseguirlo.

Eso tiene necesariamente un costo.

Sin embargo, la idea de que México se desintegre, pierda soberanía, el peso deje de existir… como indican en este video es, a mi juicio, adelantarse demasiado a los acontecimientos.

El futuro de México está completamente ligado al de EEUU, incluso en este mundo globalizado que nos tocó vivir.

Este es un hecho que, para bien o para mal, es incontestable.

Hace unos años se firmó un acuerdo de libre comercio con Europa, además de que se han firmado otros convenios del mismo tipo con otros países a nivel individual.  Sin embargo, EEUU sigue siendo el gran receptor de nuestra importaciones, por lo que la diversificación económica de México no se percibe como algo viable.

El trasiego humano entre EEUU y México es uno de los mayores del mundo y no hay visos de que éste disminuya, sino, al contrario, es muy posible que aumente en los próximos años y en ambas direcciones.  Esto hace que, de facto, haya una dependencia no sólo económica, sino social entre ambos países.

A nivel político, México ha demostrado una cierta independencia con respecto a un tema mayor en la política exterior norteamericana como lo es la Guerra de Irak.  Fox no sólo no apoyó a Bush en el Consejo de Seguridad de la ONU, sino que incluso lanzó mensajes de reprobación ante el mayor fracaso político-económico-militar de los EEUU en los últimos 50 años.

Pero esa independencia podría cambiar de la noche a la mañana si México fuera objetivo de ataques terroristas.

Por fortuna y por desgracia, México no ha sido “oficialmente” atacado por el terrorismo islamista.

Escribo entre comillas Oficialmente, porque en sentido estricto el país sí ha sufrido sus efectos a través de los muertos mexicanos en las Torres Gemelas.  Un tema del que se habló muy poco, salvo la desafortunada expresión del entonces Canciller Jorge Castañeda.

Y escribo por fortuna, porque un atentado terrorista (y yo los he vivido de cerca) es una de los actos más brutales, sin sentido e inhumanos que puede vivir un pueblo y me alegra que México no haya tenido que pasar por este trago.

Y escribo por desgracia -no sin cierta vergüenza-, porque sólo habiendo sufrido en carne propia es que se entiende mejor la importancia de estar preparado en contra de la amenaza terrorista.

Esto significará que México debería responder militarmente ante un posible/improbable atentando.  Mi respuesta firme es: NO.   Sin embargo, lo que no puede hacer es quedarse cruzado de brazos.

Pero yo también me estoy adelantando a los acontecimientos…

Lo que hay que reconocer es que en un mundo globalizado, México debe aumentar su poder (económico, político, social) para poder negociar mejor una más que probable integración, primero con sus vecinos del norte, y después con el resto del continente.

Esta integración conllevaría necesariamente una cesión de soberanía en distintos aspectos.  La cuestión es ¿cómo hacerlo mejor para el bien del país? y no ¿cómo evitarlo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s