La identidad: ¿Mexicano o español?

Estoy leyendo un excelente libro sobre tendencias de futuro.

Hay un capítulo que habla sobre la identidad y se detiene en particular en la de los latinos en EEUU.

Dado que el fenómeno de la inmigración en España es relativamente nuevo aún hay poca literatura sobre el tema y la manera en cómo se aborda es, la mayoría de las veces, superficial y alarmista.

En lo personal, puedo decir que mi identidad la tengo muy clara.  Soy un mexicano viviendo y trabajando en España, que ha obtenido la nacionalidad española y que aprecia muchas de las cosas buenas de su segundo país, pero que nunca renegará de sus raíces.

No seseo, pero sí digo “coño, joder, cago en todo”.

Ya no digo que algo está “padre”, sino “guay, chulo, guapo”.

Cuando me enfado de verdad sigo (y seguiré) diciendo: “pinche, cabrón, pendejo, hijo de la chingada”.

No tengo el síndrome del Jamaicón, ni me identifico con aquellos que reniegan de ser extranjeros.

Si es que tengo una cara de nopal que no puedo con ella😉

Cuando viajo puedo ser mexicano o español, según convenga.

En unos países, los españoles tienen menos problemas para moverse, pero en otros ser mexicano sigue siendo una ventaja importante.

Si bien cuando voy a México soy el “baturro”, en España seré siempre el “Mexicano”.

Pero mi identidad también tiene que ver con lo que leo, con lo que escucho y con lo que sueño.

Durante una época fui existencialista francés, pero acabé aburrido de tanto pesimismo.

Siempre me ha gustado el pop inglés y sigo descubriendo sentido al rock americano, algo que quizás sea algo que tenga que consultar al médico.  (Otro tema que toca el libro es la redefinición de lo que se puede esperar de cada edad: a la gente de 40+ les puede gustar la misma música que a los de 15+).

Mi vida sería diferente si no hubiera leído a los novelistas latinoamericanos y uno de mis sueños cumplidos ha sido ver el desierto africano del Sahara.

Si es que las personas somos muy diversas y complejas como para que se nos catalogue de una sola manera.

El otro día un taxista dio por hecho que unas amigas y yo nos dedicábamos a la hostelería, solamente por ser latinos.  Ninguno respondió, pero a mí me hizo pensar que la percepción de las inmigración en España sigue las mismas pautas que en EEUU, por ejemplo.

Si bien el hecho de compartir un idioma común y de pasar por situaciones parecidas hace que los latinos nos identifiquemos de alguna manera, también es cierto que hay diferencias entre colombianos, ecuatorianos, peruanos, argentinos, mexicanos… por mencionar a un puñado de grupos de latinoamericanos en España, que nos distingue.

Los problemas de identidad se darán (y ya se está dando) en aquellas personas que aspiran a ser españoles, pero que su color de piel, su acento, su clase social… no se los permita o les dificulte sentirse plenamente integrados e identificados con este país.

Vivir en un sitio no necesariamente te hace ser de ese sitio.

Lo mismo sucede con el lugar que has dejado atrás.

Yo sé que el México de hoy no tiene nada que ver con el que dejé hace más de 10 años. Gobernaba el PRI, había un connato de guerra en la selva chiapaneca, la economía estaba un tanto maltrecha, el país era sólo un territorio de paso hasta EEUU tanto de drogas como de personas…

Ahora, el PAN gobierna por segundo sexenio consecutivo, el PRD estuvo a punto de alcanzar la presidencia, la verdadera guerra nacional es contra el narcotráfico, hay una inflación controlada, México ahora es un país objetivo de los inmigrantes y el consumo de droga por los mexicanos se ha disparado…

Eso, sin contar que mi familia y mis amigos ya no están en el mismo sitio en el que “los dejé”.

Las cosas cambian y el peligro del desarraigo está ahí.

Sin embargo, también existen unas posibilidades inmensas de dónde escoger: puedo votar en México y en España; afiliarme al PSOE en España (por sus ideas progresistas) y al PAN en México (por pragmatismo, aunque vote izquierda por ideales y es que en realidad no hay una opción política progresista mexicana -hay populismo izquierdoso, que no es lo mismo ); invertir en México y vivir en España y tener repartido mi corazón en los dos (o hasta en más) países.

Es obvio que todas estas opciones pueden dar vértigo y algunas veces dejar desconcertado a quien tiene que decantarse por alguna y sólo por una.

Yo, que tengo que escoger todos los días de una u otra manera, escojo ser Mexicano y Español.

Un comentario sobre “La identidad: ¿Mexicano o español?

  1. Estoy en el mismo caso que tu, pero con muchisimo tiempo menos… vivo en madrid… 6 meses… pero ya con tramites por la suerte que tuve en mi trabajo… pero la vdd espero jamas encontrarme como tu en ese dilema… y sobre todo… espero nunca decir asi de facil… guay jaja. saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s