Lydia Cacho, la valentía de una mujer en un país de “machos”

Las perennes películas de Pedro Infante et al que siguen conformando el subconsciente colectivo de “lo mexicano” muestran a hombres que deciden sobre prácticamente todas las cuestiones de la vida.

Son los que conquistan a las mujeres, los que traen el dinero a casa, los que se pelean con otros hombres… son los verdaderos y únicos machos, amos y señores de la sociedad, de la economía, de la política y de la familia.

Pero las cosas están cambiando y las mujeres mexicanas tienen cada vez mayor protagonismo, mayor poder decisorio en la familia, más espacio para decidir sobre su vida y su propio cuerpot, ganan su propio dinero (incluso algunas veces más que su pareja masculina) y hay un puñado de ellas que están arriesgando su propia vida en ámbitos en los que ningún hombre se había atrevido a entrar con tanta fuerza.

El caso más sonado es el de la valiente periodista Lydia Cacho.

Para quienes no conozcan el caso de Cacho, la Wikipedia hace un excelente resumen:

Es autora del libro Los Demonios del Edén en la cual denuncia a la mafia de la pederastia en México, implicando a varios personajes públicos, como José Kamel Nacif Borge, Jean Thouma Hanna Succar Kuri, el “Johnny” (líder de organización de pederastas) por ejemplo. Lydia Cacho desnuda en su libro Los Demonios del Edén, la explotación comercial del sexo con la anuencia de la clase política. Cacho menciona 16 veces en su libro al ex Senador y actualmente diputado Emilio Gamboa Patrón, coordinador parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados (2006-2009). Así como hace 27 menciones de Miguel Ángel Yunes, actual director del ISSSTE. Dos políticos prominentes, conocidos en Cancún, México por sus negocios.

Lydia Cacho saltó a la luz pública por la denuncia penal en su contra, por el supuesto delito de difamación que impuso el empresario Libanés Kamel Nacif Borge en el estado de Puebla, y el posterior escándalo político que tuvo lugar al implicar al gobernador de Puebla y al empresario en una supuesta confabulación para violentar la ley en contra de la periodista. Los delitos que denunció Cacho tuvieron lugar en Cancún (Quintana Roo) donde ella residía y donde fue secuestrada por elementos policiacos de Puebla y trasladada de manera ilegal a ese estado, por orden del gobernador de Puebla Mario Plutarco Marín Torres (PRI). Una vez en la ciudad de Puebla y después del escándalo público, fue puesta en libertad bajo fianza, aunque hasta agosto del año 2007 el proceso judicial continua.

El 14 de febrero de 2006 fue dada a conocer la grabación de una llamada telefónica entre el gobernador de Puebla y Kamel Nacif, en la cual este último le agradece el favor hecho por Marín al detener y procesar a Lydia Cacho; estos hechos sustentarían las denuncias hechas por ella. Gran parte de los políticos de México, organizaciones sociales y medios de comunicación han exigido la aclaración del caso e incluso su renuncia. Además se menciona de manera colateral en algunas de las grabaciones, a los gobernadores de Quintana Roo, Félix González Canto (PRI), al de Chiapas, Pablo Salazar Mendiguchía (coalición de partidos PAN, PRD, PVEM) al ex gobernador de Quintana Roo, Joaquín Hendricks Díaz y al priísta Emilio Gamboa Patrón.

Lydia Cacho es una fuente de inspiración para millones de mexicanos, pero también es el ejemplo viviente de lo lejos que está México de ser un país en el que las leyes se respeten y se apliquen igualmente para todos.

Por desgracia, la mayoría de los políticos denunciados por Cacho no sólo no han acabado en la cárcel, sino que ni siquiera han renunciado a su cargo y siguen en puestos muy relevantes en el país.

Es evidente que no existe una voluntad de parte del poder judicial mexicano para investigar y, en su caso, perseguir a los presuntos delincuentes (algunos no tan presuntos) de los tremendos delitos de los que se les acusa.

Tampoco parece que el gobierno de Calderón tenga la voluntad (ni la capacidad) para hacer que las cosas se muevan en este sentido. Con el problema del narcotráfico ya tienen más que suficiente.

Como millones de mexicanos, la falta de justicia es una de las cosas que odio de mi país.

Habiendo vivido en España durante este tiempo me doy cuenta lo importante que es que las leyes se apliquen y haya una sensación por parte de la población de que no se pueden cometer delitos impunemente.

Habrá quienes me digan que en España también hay impunidad, que también hay corrupción, que a cada rato se sabe de redes de pederastas y de explotación de mujeres, que la violencia doméstica es una lacra terrible, que las drogas circulan libremente en la calle… Estaré de acuerdo, pero también es verdad que hay políticos que están en la cárcel, que la policía desmonta redes de pornografía infantil y acomete redadas para capturar a agrupaciones mafiosas, que se actúa contra la violencia familiar (algunas veces tarde, es verdad), pero bastante se hace.

En este aspecto, no hay punto de comparación. España es un país de leyes, mientras que México aspira a serlo… pero no lo es.

Lydia Cacho es la mexicana más moderna, valiente e inteligente de nuestra era. Su legado quizás tenga que ser revisado por otras generaciones, pero, sin exagerar, su lucha tendría que equipararse a la que emprendieron figuras como Martin Luther King, Mahatma Gandhi o el Dalai Lama… porque su lucha es por la libertad, de una manera pacífica y contra el genocidio que se ha emprendido en Ciudad Juárez y Cancún, pero con implicaciones para todo el país.

Su lucha debería de ser la de todos los mexicanos y más que recibir premios en el extranjero debería ser en México en donde no sólo recibiera el reconocimiento y el apoyo que se merece, sino que debería ser recompensada -y todos con ella- con la aplicación de la justicia por un poder judicial independiente y realmente comprometido con las leyes y no con los intereses políticos y económicos al que lleva sujeto demasiado tiempo.

Mi admiración a Lydia Cacho, una mujer valiente en un país de “machos”.

Un comentario sobre “Lydia Cacho, la valentía de una mujer en un país de “machos”

  1. que mujer tan humana y tan tan valiente, como es posible que tengamos esos asquerosos animales en la politica, que les pasa a estos moustros que piensan se devieran de dar un tiro en cabeza , pero antes en los tanates por poco ….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s