La Familia (2)

Diciembre es un mes en el que, los que estamos lejos de nuestras familias, tendemos a añorarlas más.

Sin embargo, también pasa el tiempo y te vas planteando qué es exactamente una familia.

Perdí a mi padre hace más de una década. Fue triste y todos los días pienso un poco en él.

Pienso que me gustaría haber compartido con él algunas cosas que he vivido y conseguido. Se trataba de una persona que exigía mucho y que era reservado con su cariño, que no quería decir que no tuviera un profundo amor por nosotros y por su familia.

A pesar de su ausencia, la familia se mantuvo unida alrededor de la figura de mi madre. Sin embargo, a lo largo de este tiempo, la relación familiar se ha ido relajando hasta que se ha vuelto prácticamente anecdótica.

Es verdad que me escribo prácticamente a diario con mi madre, pero de mis hermanos apenas sé nada. No tienen la costumbre de escribir, pero tampoco de llamar por teléfono. Para mi mala suerte, yo tampoco soy bueno para recordar fechas y siempre se me olvidan sus cumpleaños, que eran los únicos días en los que nos escuchábamos a través del teléfono, aparato del que no soy muy amigo.

Es raro, pero esta situación se está volviendo un hábito. Incluso ahora que voy a pasar el año nuevo en ese famoso viaje que voy a hacer solo es casi seguro que no podré hablar con ellos y no es algo que me preocupe especialmente.

Cuando pienso esto creo que algo en mí se está moviendo en una dirección…

Creo que en nuestro trayecto vital debemos dirigirnos hacia donde nuestro corazón nos indique. Es verdad que siempre corremos el riesgo de equivocarnos (yo he fallado en una ocasión por dejarme llevar), pero hacerle caso únicamente a nuestra cabeza puede ser también una mala decisión.

Ahora mismo mi lugar es España, pero no puedo dejar de pensar que mi familia no estará ahí siempre y que como no intente hacer algo por recuperarla puede que cuando lo haga sea demasiado tarde.

No dejo de pensar que quizás sea este el motivo principal por el que no me he asentado del todo en España. Profesionalmente lo he conseguido, pero aún los más importantes logros profesionales son transitorios y lo único que realmente debería mantenerse de una forma más permanente es la familia.

Bueno, eso es lo que creo…

Me parece que tanto como es posible planificar diversos ámbitos de la vida, también se puede hacer cuando uno quiere expresar lo que siente, es decir, si hay amor en algún sitio dentro de cada persona se puede hacer un esfuerzo por planificar e intentar sacarlo para que no se pierda irremediablemente.

La cuestión no es que uno tenga amor, sino que pueda expresarlo, compartirlo y multiplicarlo… y la única manera de hacerlo es expresándolo.

Retomo este tema y creo que prácticamente he repetido lo que había escrito antes… y me parece que no será la última vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s